martes, 18 de junio de 2013

Enfermedades tratadas con la penicilina I: Enfermedades venéreas.

(Gonorrea, sífilis, clamidiasis)


Gonorrea:

Se trata de una enfermedad de transmisión sexual provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae, también conocida como gonococo, y cuyos principales síntomas son, en los varones, la liberación de secreciones uretrales de carácter mucoso y tono amarillento o blanco a través del pene, así como un notable dolor al miccionar, proveniente de la uretra. Además, en casos más graves, el gonococo puede producir el desarrollo de uretritis y/o prostatitis (aunque esta última es más común en varones de edad más avanzada).
Por otra parte, en las mujeres esta enfermedad es asintomática, aunque puede también desarrollar diferentes síntomas similares a los varoniles, como la secreción de una mucosa vaginal parecida a la del pene, un aumento de las ganas de miccionar, y molestias durante la micción (también conocidas como disuria). En casos más graves, el germen puede expandirse hacia las trompas de Falopio, provocando un dolor abdominal intenso, fiebre, y puede degenerar en otras enfermedades, como la vaginitis, la cervicitis o la endometritis (inflamación de la vagina , el cérvix o el endometrio, respectivamente).


Sífilis:

Es una enfermedad venérea provocada por la espiroqueta (ver segunda definición) Treponema pallidum, 
y cuyos síntomas pueden dividirse en tres etapas:
-Primera etapa: se provoca, en la zona de inoculación, una úlcera poco dolorosa que da lugar a una llaga con el aspecto de una herida abierta, también conocida como chancro (del latín, "cáncer"), el cual desaparece al mes aproximadamente, pero no porque la persona se esté curando, sino porque va a comenzar la segunda fase de la enfermedad.
Chancro en la lengua.

-Segunda etapa: Puede darse incluso un año después de la desaparición del chancro, y genera la aparición de ronchas rosáceas, conocidas como clavos sifilíticos.
Clavos sifilíticos en la espalda de un enfermo.

-Tercera etapa: Se trata de la fase final, en la que la enfermedad alcanza los órganos, provocando una alteración del sistema nervioso (incluyendo cardiopatías, lesiones cerebrales y medulares, aneurismas y pérdida de la coordinación de movimientos), pudiendo provocar la muerte del enfermo.


Clamidiasis (comúnmente conocida como clamidia):

Es una enfermedad venérea originada por bacterias gram negativas (ver tabla de comparación) pertenecientes a la familia Chlamydiaceae, cuyos síntomas, al igual que en la gonorrea, varían entre hombres y mujeres:

En hombres, destacan la inflamación y dolor testiculares, necesidad excesiva de orinar y dolor durante la micción, así como un ardor generalizado uretral constante y secreciones en el meato urinario.
Como vemos, estos síntomas masculinos son muy similares a los mismos en la gonorrea.

Por otra parte, en mujeres aparecen secreciones sanguíneas fuera del período de menstruación y un sangrado durante o después de las relaciones sexuales (acompañadas de dolor), así como pus vaginal y secreciones uretrales.


El tratamiento de enfermedades venéreas a través de la penicilina consiste en que ésta inhibe la síntesis proteica de los agentes que las causan, evitando así su reproducción y posterior expansión, siempre que se comience en las primeras fases de la enfermedad (por ejemplo, la sífilis pasa a ser inevitablemente mortal en la tercera etapa). Aunque muchas cepas han desarrollado resistencia al antibiótico (principalmente la gonorrea), actualmente se han conseguido crear vacunas cada vez más potentes, que las vencen.
Además, a pesar de que se consigan curar, muchas de estas afecciones provocan secuelas graves, tales como la parálisis (sífilis), la ceguera o problemas circulatorios crónicos, sin contar con la demencia.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada